La irrupción de lo oculto

Seguramente todas las sociedades humanas han hecho vida social con otra sociedad de ordinario impalpable a los sentidos, a no ser en forma de escalofrío o estremecimiento, de invocaciones o irrupciones inopinadas, o a través de objetos intermediarios. Esa sociedad otra la habitan seres excepcionales el intercambio con los cuales se lleva a cabo de manera intermitente, mediante canales aleatorios y fugaces. Sus emergencias configuran comarcas mutantes que, con la misma facilidad con que aparentan cotidianidad y rutina, se revelan como zonas liminares que conectan esferas inconmensurables de lo real. Esos umbrales que permiten los traslados de lo invisible a lo visible y, al contrario, expresan dimensiones críticas de lo social, señalan vías de exaltación individual o colectiva, pero también la sombra de aspectos no domesticados, sórdidos, deudas pendientes y remordimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: