Cuerpos santificados

El cuerpo continúa siendo ese lugar privilegiado en cuyo seno conviven y se interpelan lo “normal” y lo extraordinario. Es a través del cuerpo suyo que determinadas personas se convierten en transporte de un más allá que, de pronto, deviene cercano e inminente. ¿Cuáles son las modalidades actuales de encarnación de lo sagrado? ¿Qué lugar ocupan el carisma y la posesión dentro y fuera de los sistemas religiosos institucionalizados? ¿En quiénes reconocemos en nuestros días el contenedor viviente a través del cual personalidades divinas, benéficas o malignas, se manifiestan o actúan entre los humanos como si lo fueran? ¿Cómo es que, con tanta frecuencia, son seres o grupos desposeídos los poseídos? ¿Por qué los dioses o los demonios eligen tantas veces a quienes están fuera o en los márgenes del orden social para materializarse?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: